EL AGUA Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE: LOS REGADÍOS

Desde hace años hablamos para conseguir un desarrollo sostenible de nuestro planeta y fundamentalmente de:

  • Concienciación de la gente
  • Reducción y reciclaje de plásticos, papel y otros residuos
  • Uso responsable del transporte
  • Eficiencia energética
  • Acción positiva en el entorno
  • Etc., etc.

Pero sin embargo salvo excepciones, como  en nuestro sector  del agua, no se hace hincapié en las grandes pérdidas de agua que tenemos. Encabezo éste escrito copiando la primera página del folleto de AVK "AGUA EN EL MUNDO - retos locales y globales":

“ El agua es la base de toda la vida. Sin embargo, si se observa de manera objetiva cómo se gestiona el agua potable y las aguas residuales en los distintos países, surge un panorama deprimente y aterrador y  la realidad es que esto no hace más que empeorar”

HAY que hacer algo. Una mirada a los datos y conocimientos de la OMS, la UNESCO, la AIE, la AIT y otras fuentes reflejan un panorama sombrío de un planeta en el que los recursos no se tratan con respeto. Las diferentes consecuencias son aterradoras y cada día que pasa en el que no actuemos no hará más que agravar la situación.

Pero hay una pequeña luz en la oscuridad y podemos tener un impacto significativo en el progreso y en la solución de los problemas. Ya poseemos la formación, los conocimientos técnicos, las tecnologías y los productos que podrían empezar a marcar la diferencia el día de mañana.

El suministro de agua y su disposición influyen en toda una serie de aspectos fundamentales de nuestra vida.

Y, con suerte, también una mejor comprensión de que HAY que hacer algo”.

Niels A Kjaer
Propietario y CEO del Grupo AVK

Según IAGUA, en España tenemos un 35 % de ANR, agua no registrada que incluye las pérdidas y otras que se han consumido sin tener ningún registro pero podemos asegurar que las pérdidas en las redes de suministro están entre 25 y 30 %.

En Dinamarca que es el país europeo con las mejores redes de agua las pérdidas son solo del 2%. 

Además de perder un bien muy escaso como es el agua en España, tiene un coste energético muy alto que hemos tirado.
La IEA (Agencia Internacional de la Energía) ha calculado que entre el 30 y el 50% del costo energético de una ciudad proviene del manejo del agua y las aguas residuales.

El 50% de la emisión de CO2 de una ciudad proviene de la planta de tratamiento de aguas residuales y si  no necesitase energía el agua de una ciudad podría ahorrarse hasta un 40% en la factura energética.

Entre otros, los puntos principales para reducir las pérdidas de agua son:

1. Facturar el coste real del agua. En éstos momentos hay muchas poblaciones en España con precios del agua anteriores a 2.010. ¿Cómo puede hacer inversiones la gestora de aguas con esos precios?. Solamente hará el mantenimiento imprescindible de la red para que el agua llegue al usuario y la reparación de las averías que vayan surgiendo.

El precio  medio que se paga por 1 m3 de agua en algunos países de Europa (€)  es:  

  • DINAMARCA 9,3
  • NORUEGA 7,8
  • ESPAÑA 1,88
  • PORTUGAL 1,80
  • GRECIA 1,23

2. Facturar solamente el coste del agua evitando otros costes o impuestos que pueden entorpecer el conocimiento del coste real. Estamos todos muy concienciados del ahorro y la prueba es que consumimos menos agua en nuestras casas que hace unos años pero nos falta información.

3. Invertir en la mejora de las redes y en programas de detección de fugas.

4. Utilizar tuberías, válvulas y accesorios de primerísima calidad. El coste de sustitución de una válvula de mala calidad es entre 4 y 8 veces el coste de compra de una buena válvula al que hay que añadir las pérdidas de agua y otros perjuicios durante la reparación. De AVK hay miles de válvulas de compuerta instaladas en España en la década de los 90 funcionando perfectamente, y fueron algo más caras, pero funcionando ya 25 años sin necesidad de cambio además de haber ahorrado mucha agua en pérdidas, ha sido una inversión económicamente  muy rentable.

5. Regadíos: Pero en España al igual que Portugal e Italia  tenemos además el agua de riego. Según nuestro Ministerio de Agricultura el 70 % del agua en España es para regadíos y  aquí no hay datos fiables sobre las pérdidas de agua que sin duda llegan o incluso sobrepasan el 50 %. ¿Cómo es posible que perdamos en nuestras redes de riego la mitad del agua? 

¿Cómo es posible que en una gran parte de España se utilicen en las redes de riego agrícola calidades en los materiales inferiores a las de la red de distribución de las ciudades? Es el mismo agua el que se pierde.

Si hablamos con los ingenieros trabajando en proyectos de regadío, todos quieren poner lo mejor, las mismas calidades que se ponen en distribución del agua potable e incluso la mayoría de los proyectos se redactan así pero luego por falta de presupuesto se ejecutan por precios muy inferiores con lo que la calidad de la obra tiene que reducirse y entre otras cosas colocando materiales con precio y calidad inferiores. 

Sin duda desde el año 2.000 se ha invertido en España mucho en mejorar la distribución del agua de riego, especialmente cambiando los canales por tuberías enterradas, pero no en todos los proyectos se han utilizado los mejores materiales. Y podemos ver, salvo excepciones, una mejor calidad de materiales en los regadíos del norte de España, donde los problemas de agua no son tan graves como en el sur donde el agua es muy escasa.

En los próximos años habrá grandes inversiones en riego, cerca de 1.000 millones € y yo pido a los responsables de la gestión de éstos proyectos que sean conscientes que si hacemos algunas hectáreas menos la calidad de las obras será mayor y las pérdidas de agua serán menores.

 

     Javier García-Noblejas
       Ingeniero Agrónomo
            Abril 2022

 

Agua en el Mundo

Queremos concienciar sobre la crítica situación del agua en el mundo y pedir que se actúe.

Nuestro sitio web utiliza cookies para el análisis estadístico, para mejorar nuestro sitio web y servirle de manera óptima. Al visitar nuestro sitio web, usted acepta nuestro uso de cookies y de terceros como se describe en nuestra política de privacidad y cookies.
Cookies